[Vocaloid RinxLen] [Un Deseo Débil] By Len

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Vocaloid RinxLen] [Un Deseo Débil] By Len

Mensaje por Len Kagamine el Sáb Jun 04, 2011 8:29 pm

Bueeeeenas! –choca contra un bote lleno de cositas vocaloidescas(?).- Bien bien! Vuelvo yo! La gran Arika con una Historia que les parará los pelos de punta D! Uu

Ah, Es la PRIMERA Historia de Vocaloid Rin&Len Que hago. OJO, Contiene lo que son insinuaciones, y muy pocas, si quieren un verdadero RinxLen, no lo encontrarán en esta historia, puede que a la otra que escriba si~-se ríe.-

Disclaimer: Vocaloid no me pertenece si no a la Compañía YAMAHA/CRYPTON

Advertencias: Spoilers del video en el que está basado. "Ichiru no Negai". No digo que fue esto lo que ocurrió. Pero al menos narro el punto de vista de lo que pudo haber ocurrido en el transcurso de esto.

Cap.1
Enjoy~

UN DESEO DÉBIL

En cualquier momento despertaré... Pero no se cuando será 'ese' momento...

Me encuentro ahora sobre una cuerda floja... La vida y la muerte.

- Len...- Escucho que una frágil voz pronuncia mi nombre. No puedo distinguirla... Después de todo, estoy inconsciente.

Intento llegar a aquella luz que tanto me ilumina. Camino hacia ella. Poco a poco se aleja y me deja sumido en la oscuridad e intento escapar de alguna manera.

Sigo corriendo, desesperado por encontrar una salida cerca de ese lugar... Quieto y tranquilo.

Vuelvo a escuchar aquella melodiosa voz que invoca mi nombre una y otra vez, cada vez más frágil y quebradiza. Comienzo a notar como esa voz se transforma en un arrullo para mí. Un canto que poco a poco me da una salida de esa tranquilidad.

Corro hacia ella y logro salir de ahí. Comienzo a abrir mis ojos poco a poco. Me encuentro inmóvil, y débil. Intento levantarme y mi esfuerzo se vuelve inútil y escaso.

Volteo hacia un costado de donde estoy y veo una figura femenina, parecida a mí.

Espera... ¿Parecida a mí? ¿Estoy soñando?

¿Eres tu? ¡Realmente eres tú! Estas viva y... ¿Preocupada?

- Len... Despierta, por favor...- Escucho como tu voz me dice que me levante de mi viaje astral. Te escucho. Yo se que te escucho. Tú sabes que te escucho.

- No me dejes... Te necesito. Len, por favor Len, por favor...- Tu hermosa voz ahora se escucha ahogada y realmente quebrada.

Estoy haciendo algo mal, lo se.

En ese momento, hago lo imposible por mover mi mano izquierda. Es inútil.

- Len... No Len... -tu voz se escuchaba aun mas ahogada cada segundo que la oía.

Entendía el porque de ese cambio. Oía mis latidos por medio de una máquina que me mantenía vivo. Poco a poco el sonido se alentaba... Estabas llorando.

No, no puedo morir. Aun no... No puedo dejarte sola. No puedo!

... Debía evitar que siguiera enmudeciéndose más.

-Len...- me susurraste llorando. Mientras tomabas mi mano.- Siempre me has estado protegiendo... Y ahora estas pagando mi precio. ¡Eso no es justo! -oigo como tu puño retumba contra la mesa mientras algunas lágrimas tuyas acarician mi débil mano sujetada por ti.

Era demasiado para mi. No podía soportar la culpa. Era insoportable el tan solo saber que el responsable de tu inmenso dolor era yo.

Maldición. Aquel sonido que indicaba mis latidos se oía cada vez menos.

- ¡Len No! ¡Len despierta! ¡Demonios despierta..! - Oí como llorabas desesperadamente y te sofocabas contra mi inmóvil pecho. Y yo no podía ni moverme para aunque fuera consolarte.

... El sonido se prolongó... Por uno ensordecedor y largo.

- ¡Len No! ¡AUXILIO! -decías llorando aun mas desesperada y me movías con tanta energía.

Ya no podía moverme... Era tarde.

Personas llegaron a la sala y me llevaron a otro lugar... Lejos de ti.

¡Esto no es justo! ¡Ella no se lo merece! No merece sufrir por mí de esta manera... Debo volver. Déjenme volver.

La nueva humanidad pronto llegara por ella, prometí protegerle. Y eso haré... Cueste lo que cueste.

Siento algo eléctrico chocar contra mi cuerpo y despierto de forma involuntaria, respirando como si hubiera dado mil vueltas a la casa.

Dejo de respirar por unos segundos y luego doy una profunda inhalación, recostándome en la camilla.

Me mirabas alegre, llorando. Podía verte tocando la ventana que estaba junto a mi. Sonreí mientras poco a poco alce mi mano, posándola en el mismo lugar que la tuya.

- Nunca... Te dejare, jamás lo olvides Rin.- Pronuncio con dificultad mientras sigo sonriendo y tu me respondes con el mismo gesto.

- Len... Gracias al cielo. - Sonreíste mientras me mirabas con esos ojos que me volvían loco.

Las otras personas nos miraban con una horrible indiferencia. Esa indiferencia que te hacia sentir como una rata de laboratorio. En el que todos te miran y te juzgan por que apariencia tienes.

Voltee hacia ellos. Solo pude sonreír y volver la mirada a mi dulce hermana.

En ese momento, me coloque mis audífonos. Bendito sea, alguna forma útil para este aparatejo y poder hablar con ella aunque fuera un poco.

- Len... ¿Estas bien?-

-Lo estoy... Descuida.-

- ¿Estas seguro?

- ¿Alguna vez... Te he mentido?-

Te veías aliviada, pero sobre todo feliz y contenta. Era lo que mas me importaba... Tu sonrisa. Esa sonrisa con la que despertabas todas las mañanas, esa sonrisa que me volvía loco cada vez que hacia juego con tu mirada.

- Ten paciencia Len... Pronto saldremos de aquí.- me decías con ese tono de dulzura.

- Que... Sea pronto.- Balbucee con dificultad.- No soporto ni un segundo mas e-en este sitio.

En verdad no aguantaba más.

Oímos gritos desde afuera del quirófano.

No... No ahora...

- Los robots!- Gritaste, asustada.

- Quiero que te escondas, ¡Pero ya mismo Rin!- Ignore mi estado de dificultad y me pare de esa estúpida camilla.

No me importaba nada más. Solo el saber que estabas a salvo me hacia sentir vivo.

Entraron al lugar, destruyendo todo a su paso. Escondido, te busque con la mirada. Entre las casetas vi tu rubio cabello y sin que ellos se dieran cuenta corrí hacia ti, abrazándote.

- Len... Tengo miedo.-

- Cálmate. No hagas ruido.

Destruían todo a su paso... Mataban a TODOS a su paso. Te abracé con más fuerza que antes e intenté calmarte.

-¿Crees que nos encuentren? - Temblaste. Y te callé casi en el acto.

Tenía miedo. Tú tenías miedo.

Me fijé que no hubiera nada para poder empujarte fuera de las casillas y trasladarte a otro sitio, más seguro. Corrí lo más rápido que pude hacia ellos, por supuesto, a su distancia.

- ¡Ustedes~! ¡Vengan por mí! -Les grité. No pensé en ese instante. Solo pensé en protegerte.

-Len, ¡No lo hagas! -Saliste del escondite. No fue buena idea lo que hiciste.

Los androides me ignoraron y corrieron hacia ti, yo hice lo mismo. Tomé algún pedazo de metal y corrí como si la vida me fuera en ello.

Penetré a uno de ellos en el pecho con aquella vara de metal, hice lo mismo con los demás. Acabé con una herida en el brazo, pero eran rasguños fuertes, nada más.

te acercaste a mí y seguidamente junté mi cuerpo con el tuyo en un abrazo protector. Acaricié tu cabello el cual olía a naranjas, para calmarte.

- Len, estás herido... -tomaste mi brazo con suma delicadeza. Me dolía; pero eso no era nada comparado con el dolor que pude haber sentido el verte morir.

- No es nada, Rin. Estoy bien. - Te sonreí. No me gustaba que te preocuparas por mí.- Y ¿Tú estas bien?

-Si, estoy bien. - Seguiste viendo mi brazo fijamente. Me estaba comenzando a incomodar.- Vamos, ¡hay que curarte! ¡Deben de haber todavía doctores!

- Rin, es tarde. -Te detuve con mi mano. Era inevitable.- Ya no hay nadie... - suspiré y me puse junto a ti, para luego comenzar a caminar hacia la salida.- Quedamos nosotros...

- Debe haber alguien además de nosotros. - No querías creerlo. Igual yo. Pero en ese instante... Éramos los únicos humanos sobrevivientes.

- Somos los únicos humanos restantes, Rin. - Seguí caminando junto a ti, hasta llegar a la salida.

Sobrevivir... Esa era nuestra misión
avatar
Len Kagamine
Admin

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 23/11/2010

Ver perfil de usuario http://voca-onlive.forovenezuela.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.